domingo, 21 de octubre de 2012

Vida de Pi - Yann Martel






Reseña personal: Vida de Pi, de Yann Martel (escritor canadiense nacido en Salamanca, 1963) es una novela con diversas distinciones y premiada en 2002 con el Premio Booker.

El protagonista de la historia es un adolescente de 16 años llamado Piscine (Pi) Molitor Patel, quien por diversas circunstancias se encuentra en un bote salvavidas en la compañía nada grata de un tigre de bengala, llamado Richard Parker.

Sus padres, dueños de un zoológico en un territorio de la India llamado Pondicherry, decidieron emigrar a Canadá para tener una vida mejor y vendieron algunos de los animales para obtener mayores recursos económicos, pero el viaje fue interceptado por la catástrofe a los pocos días de comenzar y tras una serie de acontecimientos burdos e inesperados, los únicos sobrevivientes fueron Pi y Richard Parker. Sobrevivir para Pi no parecía nada fácil, pero a través de sus bastos conocimientos de zoología, ideologías religiosas, sentido común e instinto de supervivencia logró finalizar una travesía que para la mayoría resultaría fatal.

El libro está dividido en tres partes y cuenta con un glosario, demasiado útil, pues contiene muchas definiciones sobre la cultura india y algunos otros conceptos que para los occidentales resultan muy remotos. 

El preludio a la primera parte es narrada por el autor y describe el tiempo que necesitó y los pormenores que sufrió para escribir la novela, cómo surgió la idea y los extraños y coincidentes acontecimientos que lo llevaron a lograr su objetivo.

Durante la primera parte, el narrador alterna con el protagonista de la historia para relatar los diferentes sucesos y etapas de la vida de Pi, pues mientras él expone su historia desde su nacimiento, el escritor la narra a partir del día en que conoce su aventura y posteriormente cuando lo visita, siendo ya un adulto. Esta parte también es la más pesada, pues discurre entre diálogos filosóficos, religiosos y espirituales que enfrenta y trata de reconciliar a tres doctrinas diferentes: el hinduismo, el cristianismo y el islam.

La segunda y más larga de las partes es narrada únicamente por Pi y se enfoca en la travesía a través del Océano Pacífico con su fiero compañero; en ocasiones la historia se vuelve demasiado gráfica y detallista, particularidad específica y siempre presente del relato, pues describe de manera muy acertada y cruda el comportamiento y pensamiento humano llevado a sus límites.

La tercera y última parte narra el desenlace de la historia, algo que seguramente pocos pudieron imaginar (pues confieso que yo dudé en varias ocasiones de Pi) de la forma en que sucedió, pues resulta tan creíble como increíble. La parte más dura también se encuentra aquí, casi al finalizar, pues Pi da dos versiones de lo que le ocurrió en todos los días de naufragio: una de ellas es la que dio a conocer a través de la segunda parte de la novela y la otra es una versión análoga desconcertante, que deja sin aliento y es tan cruel que, personalmente, hubiera preferido no sobrevivir a aquello a tener que vivir con semejantes recuerdos el resto de mi vida.

Quizá la poca popularidad de este libro en el canon literario es precisamente porque indaga más en otros aspectos de la existencia humana, su comportamiento y naturaleza, que en una estética y narrativa específicas o en lo metafísico, pues a pesar de ser ficción, está sumamente ligada a la realidad y la cotidianidad terrenal, pero también a la trascendencia de lo divino, todo ello descrito de manera sutil y fluida.

Para finalizar, esta historia da muestra del coraje y valor que una persona, por pequeña que sea, puede albergar dentro de sí misma para sobrevivir en los momentos más caóticos y difíciles que se le presenten gracias al poder que otorga el creer en un ser o ente supremo, llámese de la manera que se prefiera y que también se puede interpretar como un poder o energía superior encargada del control y la estabilidad de todos los seres vivientes y del universo en el que interactuamos.

Claro que éstas son cuestiones tan difíciles como subjetivas y de múltiples opiniones, siendo siempre lo importante la aceptación y el respeto a las ideologías ajenas, que podrían hacernos cambiar de parecer al entrar por alguna fisura ideológica y cuando menos lo esperamos.

He aquí una selección de las frases más significativas de la novela:

De eso se trata, ¿no? De la transformación selectiva de la realidad.” P. 10

Si nosotros, los ciudadanos, no apoyamos a nuestros artistas, sacrificamos a nuestra imaginación en el altar de la cruda realidad y acabamos no creyendo en nada y con sueños carentes de valor.” P. 15 (Notas del autor)

“La vida es tan bella que la muerte se ha enamorado de ella, un amor celoso y posesivo que agarra todo cuanto puede. Pero la vida salta por encima de la muerte con facilidad y en el fondo, lo poco que pierde carece de importancia -como el cuerpo, por ejemplo- y la melancolía no es más que la sombra de una nube pasajera.” P. 24

“Pues sí, lo echo de menos. Me sigue apareciendo en sueños. En realidad, casi siempre son pesadillas, pesadillas moteadas de amor. Así es el enigma del corazón humano.” P. 25

“(...) miramos un animal y vemos un espejo. La obsesión de colocarnos en el centro de todo es la ruina tanto e los teólogos como de los zoólogos.” P. 56

“Todo ser vivo tiene un grado de locura que lo induce a actuar de formas extrañas, a veces inexplicables. Esta locura puede ser su salvación; forma parte de la capacidad de adaptarse. Sin ella, no sobreviviría ninguna especie.” P. 67

“Verás, si te caes al foso de un león, la razón por la que el león te despedazará no es porque tenga hambre. (...) Es sencillamente porque le has invadido el territorio.” P. 70

“Hediger (1950) mantiene que 'cuando dos animales se encuentran por primera vez, el que es capaz de intimidar al otro se definirá como el socialmente superior de los dos, de modo que una decisión social no siempre dependerá de na pelea; en ocasiones, bastará con un encuentro'.” P. 71

“Aquello que sostiene el universo más allá del pensamiento y el lenguaje, y aquello que está en nuestro núcleo y lucha para expresarse, es lo mismo. El finito dentro del infinito y el infinito dentro del finito.” P. 77

“El caso es que la primera vez que oyó hablar de los Hare Krishnas, no escuchó bien. Lo que entendió fue hairless Christians, y para ella fueron precisamente eso durante muchos años.” P. 78

“Me arrodillé siendo mortal; me levanté transformado en inmortal.” P. 94

“Esta gente no se da cuenta de que tienen que defender a Dios en el interior, no en el exterior. Deberían dirigir su furia a sí mismos. Pues el mal que anda suelto es el mal que ellos mismos han sembrado desde su interior. El campo de batalla principal del bien no es el espacio abierto de una arena pública, sino el pequeño claro que hay en el corazón de cada uno.” P. 105

“¿Cómo se explica el zoomorfismo? ¿Será que un rinoceronte no sabe distinguir entre grande y pequeño, una piel dura y una piel suave? ¿El delfín no tiene claro lo que es un delfín?” P. 122

“¿Por qué la razón no nos proporciona respuestas más satisfactorias? ¿Por qué somos capaces de echar una pregunta más lejos de lo que somos capaces de recoger una respuesta?” P. 136

“-¿No te parece irónico (...)? Estamos en el infierno y, sin embargo, tememos la inmortalidad.” P. 137
“Estás tranquilo, sereno y feliz y al poco rato el miedo, ataviado con la vestimenta de duda afable, se te cuela en la mente como un espía. La duda se encarna con la incredulidad y la incredulidad trata de expulsarla. Sin embargo, la incredulidad es un mero soldado de infantería desprovisto de armas. La duda la elimina en un santiamén. Te inquietas. La razón viene a luchar por ti. Te tranquilizas. La razón está bien equipada con armas de última tecnología. No obstante, de forma asombrosa, a pesar de contar con unas tácticas superiores y un número de victorias aplastantes, la razón se queda fuera de combate. Te sientes debilitar, flaquear. La inquietud se torna terror.” P. 213

“(...) una persona puede acostumbrarse a todo, hasta a matar.” P. 242

“El corazón se pone demasiado tenso y el esfínter demasiado relajado.” P. 213

“(...) si no te enfrentas a él, si tu miedo se vuelve una oscuridad muda que evitas, quizás hasta olvides, te expones a nuevos ataques de miedo porque nunca trataste de combatir el adversario que te venció.” P. 214

“El peor de los opuestos es el aburrimiento y el terror. A veces la vida se convierte en un péndulo que se balancea entre el uno y el otro.” P. 281

“Es increíble lo que uno llega a oír cuando está solo en la oscuridad de una mente moribunda. Un sonido sin forma ni color resulta muy extraño. Estar ciego equivale a oír de forma distinta.” P. 312

“No grité. Creo que el horror sólo se vocifera en las películas.” P. 356

“En la vida, hay que concluir las cosas debidamente. Sólo entonces puedes soltarlas. Si no, te quedas con palabras que deberías haber dicho y que no dijiste, y el corazón se te llena de remordimiento. Ese adiós malogrado me sigue doliendo hasta el día de hoy.” P. 361

“¿(...) el hecho mismo de contar una historia no la convierte en un cuento?” P. 379

“-A ver, el mundo no es sólo como lo vemos sino también como lo entendemos, ¿no? Y al entender una cosa, le añadimos algo, ¿no? ¿Eso no convierte a la vida en un cuento?” P. 379

“Se me llenaron los ojos de lágrimas. Cuando miré hacia ella, vi que a ella también. Pero no me miró, estaba mirando hacia algún recuerdo suspendido en el aire.” P. 385

También es muy recomendable echar un vistazo al trailer de la película que se estrenará el 21 de noviembre, dirigida por Ang Lee, basada en el libro de Yann Martel.

2 comentarios: